Alguna vez te has preguntado ¿Cómo puedo fomentar la lectura en los niños y adolescentes?

Nosotros si y  hoy compartimos el método que hemos aplicado en casa y se resume en 4 letras T.E.L.E. ¿Qué?? Si!! Mucha T.E.L.E y desde que son bebés.

¿Cómo así que TELE?? ¿A que te refieres exactamente?

Tranquilos no me he vuelto loca, solo es es un juego de palabras que he creado para ayudarte a recordar 4 aspectos básicos.

T (tiempo sin pantallas) E (Ejemplo) L (Libertad) E (Esperar)

T

(Tiempo sin pantallas)

Las pantallas absorben mucho tiempo que podemos invertir en  otras cosas (una de ellas la lectura).

La cantidad de tiempo sin pantallas lo decide cada familia (es un temazo y ya hablaremos de esto en otro momento). Sin embargo, es importante que hayan varios momentos al día en que toda la familia esté desconectada y mucho mejor si uno de estos momentos “sin pantallas” es antes de dormir.

Lo importante es evitar asociar que el tiempo de pantallas es porque «tenemos» que leer, porque entonces lo vivirán como algo desagradable.

Simplemente es regular el tiempo que se pasa frente a una pantalla y  fomentar momentos «screen-free».

E

(Ejemplo)

Como siempre es vital predicar con el ejemplo.

¿Tus hijos te ven leyendo? ¿Con qué frecuencia? ¿Cómo?  ¿Vais a librerías o bibliotecas juntos? ¿Es un momento divertido o aburrido? ¿Compartes con ellos o en su presencia cosas sobre tus lecturas? ¿Con qué frecuencia les lees a ellos?

Recuerda que nunca se es demasiado pequeño para empezar a escuchar historias y más divertido si se hace en familia (narrando con voces y gestos)

Para propiciar la lectura es importante el contacto con los libros.

Tener siempre libros cerca, gran variedad y de diferentes temas (por ejemplo en vacaciones busca lecturas relacionadas con el lugar que visitarás y lleva un libro siempre contigo).

L

(Libertad en la elección de lo que se lee, cómo se hace y el tiempo dedicado para ello).

¿Te gustaría que te obligaran a leer un libro de suspenso si eres más de novelas? ¿Qué alguien te supervisara mientras lees y encima te obligue a leer cada día ese libro que no te gusta? 😱.

Acompaña a tus hijos y alumnos a explorar que tipo de libros les gusta más (es un proceso de prueba y error, puede que acertéis a la primera como puede que necesitéis muchas visitas a la biblioteca o librería).

Si haces tiempo sin pantallas y das ejemplo se irán propiciando espacios dentro de su rutina diaria para leer.

El objetivo es que lectura haga parte de la rutina familiar de manera flexible y amena.  Para lograrlo, es vital que involucres a los niño al máximo en la elección de lo que leen (cómics, cuentos cortos, chistes, novelas etc..) y cómo lo hacen (de pie, estirados en el suelo, en un rincón de lectura, en el sofá, en el coche o incluso andando)

niños leyendo

E

(Esperar: hemos de confiar y respetar los tiempos que cada niño tiene)

Cada uno tiene sus propios ritmos e intereses y un adulto constante, observador y respetuoso es un gran motivador.

No esperes a que sepan leer para poner un libro en sus manos, ni pretendas que en cuanto sepan quieran leerlo todo.

Si no quieren leer, continua con la rutina de leerles tu, céntrate en los pequeños progresos y en todas esas conductas que quieres propiciar por encima de las no te gustan.

Es importante observar si hay alguna dificultad de aprendizaje detrás antes de “etiquetar” o darnos por vencidos.

Y por último, si lo que quieres es que tengan un interés real por los libros hoy y siempre, NO ASOCIES PREMIOS o CASTIGOS con la lectura.

El uso de premios y castigos hace que:

  • Asocien los libros como algo desagradable o forzado (¿Les das mas premios cuántas mas horas al día que pasan jugando o en las pantallas? ).

 

  • Cambien el foco de “lo mucho que disfruto de este libro” a “que voy a obtener a cambio si leo” o “que me quitan si no leo” (en resumen te cargas la motivación intrínseca) .

 

  • Se fuercen ritmos y  generen aún más frustraciones y/o aberraciones (sobre todo si hay una dificultad de aprendizaje de fondo).

 

  • Tengas que ofrecer cada vez más y más cosas a cambio o pases a la amenaza de «perdida de privilegios» (Si! tarde que temprano esto será así!! porque esta demostrado que los premios y castigos a mediano plazo pierden efectividad)

 

  • A largo plazo  pierdan interés por leer:  Múltiples investigaciones nos enseñan  que los niños que se les «premia» por hacer algo, pierden mas rápidamente interes en dicho «aprendizaje» o «habito» que aquellos niños que no han sido premiados por ello jamas.

 

Bueno, esto es todo por hoy,

Si tienes dudas o quieres añadir mas ideas para fomentar la lectura escribenos en comentarios.

Y si este post ha sido útil para ti o crees que puede serlo para alguien, COMPARTELO y ayúdanos a llegar a mas personas.

un abrazo

Angie Joya